QUE PODEMOS HACER EN CASA PARA GENERAR MENOS RESIDUOS ?

Compartir
La Defensoría del Pueblo de Santa Fe insta a los ciudadanos a que realicen reciclaje y compostaje.

La Defensoría del Pueblo de la provincia de Santa Fe exhorta a la población a reducir la cantidad de residuos que genera. La recomendación cobra mayor relevancia en esta situación de aislamiento social, que obliga a gran parte de los ciudadanos a permanecer más tiempo en sus hogares, predisponiendo a una mayor generación de basura mientras los servicios de recolección se ven limitados.

Se considera un derecho humano vivir en un ambiente saludable. En ese sentido, y teniendo en cuenta que una persona genera en promedio 1,3 kilogramo de basura por día, la institución pide adoptar costumbres como la separación de residuos y el reciclaje, a los fines de reducir el impacto en el ambiente.

Algunos datos importantes para la clasificación son:

1. Reciclables (siempre tienen que estar limpios y secos):

1.1.Plásticos (botellas, telgopor, tapitas, envases, envoltorios)

1.2.Metal (latas, aerosoles, desodorantes, bandejas de aluminio, llaves)

1.3.Vidrio (botellas, frascos, vajilla)

1.4.Papel (revistas, diarios, folletos, tickets)

1.5.Cartón (cajas, bandejas de comida, rollos de papel)

1.6.Tetra Brik (envases de yogur, leche, jugos, salsas)

2. Compostables (residuos orgánicos):

2.1.Restos de frutas, de verduras, cáscaras de huevos, café, yerba, interior de bolsitas de té, aserrín, ramas y hojas secas.

No se pueden disponer los restos de origen animal, restos de cebolla, cítricos, aceites y lácteos, excrementos de animales, colillas de cigarrillos.

3. Basura: el resto de lo generado, colillas de cigarrillos, papeles sucios, pañales, toallas femeninas, servilletas usadas, cartón engrasado con comida, trapos impregnados con sustancias, entre otros.

Tips

– Uno de los grandes problemas que enfrentamos es la gran cantidad de basura que generamos, por eso es muy útil recordar la regla de las tres R: REDUCIR, REUTILIZAR Y RECICLAR.

– Pensar si lo que se está por consumir es realmente necesario, darle un nuevo uso a los materiales y, de lo contrario, disponerlo para que mediante diferentes procesos se pueda convertir en nueva materia prima.

– Rechazar lo que no se necesite.

– Reparar lo que ya se tiene para darle otros usos.

Desde la Defensoría concluyeron: “Estamos viendo cómo los ecosistemas se adecuan rápidamente a nuestra ausencia, cómo mejoran las condiciones de sistemas que ante nuestra presencia se ven seriamente afectados, cómo la naturaleza nos invita a reflexionar. Es momento de pensar en evolucionar a una relación armoniosa y respetuosa con nuestro entorno”.